Argo

Tecnología y multimedia

OTT, lo que tenemos y lo que está por venir
Actualidad

OTT, lo que tenemos y lo que está por venir

Los servicios de streaming por medio de OTT, alén de los operadores tradicionales, han revolucionado la industria del entretenimiento a una velocidad digna de la era de internet.

Tanto es con lo que no hay productora esencial que no tenga ya su canal OTT de distribución de contenido audiovisual, y las que no están ya en este mercado indudablemente están concretando sus proyectos.

Los tradicionales afianzan su dominio

Si bien a las audiencias de los países que todavía no gozan de servicios como Disney+ ya se les ponen los dientes largos aguardando la jugosa programación con la que cuenta el gigante estadounidense, desde hace unos años ya gozamos de una plataforma que no semeja que vaya a perder su situación de dominio en el corto periodo de tiempoperíodo de tiempo, Netflix, que además de esto ha servido para exportar al resto del planeta series que hubiesen tenido una difusión más costosa por los canales tradicionales, como es el caso de Vis a Vis, que merced a Netflix a conquistado a audiencias de todo el globo.

Con su éxito más que probado muchas operadoras de internet ya incluyen una suscripción a Netflix como otro de sus atractivos en el momento de contratar sus servicios.

Nuevos actores en competición

Como todo modelo de negocio que marcha, de forma rápida ha ido atrayendo a nuevos distribuidores de entretenimiento que hagan las exquisiteces de los que devoran series y películas de forma apremiante. 2 de estas empresas más esenciales son Amazon y Disney, y las dos cuentan con pesos pesados en su catálogo.

Amazon incluye su servicio de streaming como una parte de la opción de pago Amazon prime, que entre otras muchas cosas ahorra gastos de transporte en determinados productos. The Boys, superhéroes egocéntricos y brutales que tratan a los homos sapiens corrientes como seres de segunda, o bien Hunters, en la que un variado conjunto de especialistas capitaneado por Al Pacino se dedica a apresar a viejos nazis escapados a Estados Unidos en el marco de la operación Paperclip, ya justifican por sí mismas el pago de la cuota, mas si además de esto son amantes de la ciencia ficción van a poder gozar de series como Picard, en la que un crepuscular capitán Jean Luc Picard volverá al espacio para redimir pecados y fallos pasados, tanto propios como de la Flota Estelar, o bien Electric Dreams, adaptaciones de cuentos cortos de Philip K. Dick, extraños y entrañables por igual.

Y qué decir de Disney, toda la producción de Marvel y Lucas Largometrajes, y cantidades ingentes de películas completamente míticas de la propia Disney. Una tentación, tanto para el amante del cine implacable para aquellos que deseen volver a descubrir con sus hijos películas y series capaces para toda la familia.

La edad de oro del entretenimiento

Si hay un aspecto humano potenciado a lo largo del siglo actual este es el del entretenimiento. Con la extensión de internet las productoras debieron lidiar con el frágil tema de la piratería, algo que en un comienzo parecía insuperable, y en verdad se llevó a muchos por delante, mas que el planeta empresarial ha salvado de forma magistral, tanto si lo nuestro es la música, como los juegos para videoconsolas o bien el cine y las series, disponemos de sistemas OTT que ofertan una cantidad prácticamente inabarcable de diversión a costes verdaderamente competitivos.

Vamos a ver si en un futuro este éxito y buen hacer tienen un impacto positivo en los cómputos de las compañías que han sabido amoldarse a los nuevos tiempos, y, tanto si somos inversores de estas empresas tal y como si hacemos trading on line de acciones o bien solo deseamos gozar de buenos instantes amantes del cine, vamos a haber comprobado que la diversión es un pastel que puede nutrir a muchos.

Mas no olvidemos que la inversión es un tema serio, donde cada operativa requerirá estrategias y conocimientos diferentes, en tanto que invertir en un largo plazo no es exactamente lo mismo que hacer trading por muchas razones, una de ellas es que en el trading los costes pueden proseguir una tendencia definida y al unísono variar en alza o bien a la baja en corto periodo de tiempoperíodo de tiempo y sacarnos de nuestra situación haciéndonos perder nuestra inversión. El trading on-line implica apalancamiento, que es acrecentar el valor de nuestra operación mediante deuda, y este es un factor de peligro que debe comprenderse y tomarse de verdad en tanto que puede llevarnos a grandes pérdidas. En los últimos tiempos múltiples brókeres en línea han adoptado políticas de protección en frente de cómputos negativos en las cuentas de sus clientes del servicio, o sea, que no puedan perder más de lo que invierten, mas no todos lo hacen conque atentos a nuestras elecciones.

Todos y cada uno de los nacidos en los ochenta recuerdan con añoranza aquellos tiempos en los que cada viernes por la tarde iban con sus progenitores, y más adelante con la cuadrilla de amistades, al videoclub y pasaban un buen rato escogiendo los VHS para gozar a lo largo del fin de semana. Mas, seamos honestos, esos que ahora nos lamentamos fuimos los que dejamos de asistir a los videoclubs decantándonos por medios más económicos y los que ahora contratamos más servicios de streaming de los que podemos gozar por culpa de las obligaciones, con lo que, en nuestra humilde opinión, debemos alegrarnos con lo que tenemos y con lo que está por venir, y guardar con cariño el recuerdo de de qué manera eran ya antes las cosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *