Argo

Tecnología y multimedia

Dinero

contratar familiares en la compañía

La figura del familiar que coopera en las labores profesionales de un empresario o bien de un empleado por cuenta propia no resulta extraña. A la inversa, a lo largo del tiempo este término de ayuda familiar se extendía exuberantemente, por poner un ejemplo, en el comercio. Mas, además de esto, se trata de una figura existente, reglada y a la que se le puede poner nombre: el autónomo cooperador.

Comercios, tiendas de distrito, bares, pequeños negocios… En cualquiera de ellos, y en otros muchos, resulta de lo más usual ver a un familiar trabajando al lado de otro. Quizás ya antes fuera una figura más frecuente, puesto que abundaban más los pequeños negocios, de manera especial, los comercios, mas aún el día de hoy prosigue de plena vigencia. Ello pese a la dura competencia que suponen las grandes compañías para las Pymes.
Sin embargo, aparte de una estampa rutinaria, la presencia de un familiar en el negocio está contemplada en la ley. Específicamente, en el Régimen Singular de Trabajadores Autónomos (RETA) como familiar cooperador del titular de la explotación. En las próximas líneas vamos a hablarte sobre el autónomo cooperador, de de qué manera contratar a familiares en la compañía bajo esta fórmula.

¿Puedo contratar a un familiar como autónomo?

La primer duda que puede surgir entre los pequeños o bien medianos empresarios es si ciertamente pueden contratar a un familiar como profesional autónomo. Efectivamente, de esta forma es. En verdad, los familiares de empresarios, trabajadores y profesionales por cuenta propia tienen la obligación de cotizar como autónomos cooperadores. Con lo que, por una parte, queda el autónomo titular y, por otro, el autónomo cooperador.

El autónomo titular

El empresario o bien autónomo puede contratar a un familiar cuando de este modo lo considere, teniendo como es lógico obligaciones, derechos y requisitos que cumplir. En un caso así se trata del autónomo titular, contemplado en la ley como el titular de la explotación. Cabe apostillar, eso sí, que los autónomos societarios que trabajen como semejantes carecen de la posibilidad legal de contratar.

El autónomo cooperador

En el otro lado de la ecuación se ubica el familiar contratado, que ha de ser un familiar directo del empleado autónomo titular que trabaja para este y que debe encajar en ciertos factores y condiciones. La primera condición para emplear esta fórmula es exactamente que el autónomo cooperador sea un familiar directo del autónomo titular en el grado que vamos a ver más adelante. Desde ahí hay algunas cuestiones que tener en consideración para poder emplear de forma correcta esta figura laboral, que en determinado sentido puede rememorar al autónomo a nivel económico dependiente.

Requisitos para ser autónomo cooperador

Esas peculiaridades concretas del autónomo cooperador se reúnen en 2 bloques que son indispensables y que figuran ahora.

  1. La actividad profesional ha de ser frecuente, sin que sean válidas las colaboraciones puntuales o bien los trabajos ocasionales. Aparte de trabajar de forma sostenida en el negocio del autónomo titular, el familiar no debe encontrarse dado de alta como trabajador por cuenta extraña en otra empresa.
  2. La demanda en el momento de la contratación para encajar en esta figura es la de ser familiar directo del autónomo titular hasta el segundo grado de consanguinidad. Ese grado de relación familiar alcanza a cónyuges, descendientes, ascendentes y demás familiares del titular de la explotación por consanguinidad o bien afinidad hasta ese segundo grado. En otras palabras, cónyuge, progenitores, hijos, hermanos, abuelos, suegros, nietos, yernos y nueras. A ellos asimismo se agregan las personas adoptadas, mas no las parejas en verdad, que sí tuvieron la posibilidad de ser autónomos cooperadores entre dos mil doce y dos mil quince.

El alta del autónomo cooperador

Esta fórmula laboral no requiere grandes trámites, mas el autónomo titular va a deber administrar el alta en el Régimen Singular de Trabajadores Autónomos mediante la presentación del modelo TA0521/2. Se trata de la petición de alta en el RETA que se puede conseguir mediante Internet en descarga gratis o bien en las propias oficinas la Seguridad Social.

En el momento de apuntar la peculiaridad del autónomo cooperador, como documentos añadidos va a ser preciso presentar como resulta lógico la identificación de los dos (documento nacional de identidad), como el libro de familia que acredita el parentesco, aparte de la posible documentación que muy puntualmente pueda llegar a demandarse.
Autónomos cooperadoresA la inversa de lo que sucede en un empleado por cuenta propia al empleo, como familiar cooperador no es preciso registrarse en Hacienda. Con todo, registrarse de como autónomo cooperador, en verdad, resulta más fácil que hacerlo como uno de estos profesionales corrientes y más todavía que registrarse como autónomo extranjero.

Sin embargo, hay que tomar en consideración que, en el caso de los hijos menores de treinta años o bien que excedan esa edad mas tengan una discapacidad o bien contrariedades de inserción laboral, el autónomo titular puede decantarse por contratarlos como asalariados, mas no van a tener la cobertura de desempleo si se quedan sin trabajo.

Bonificaciones en los autónomos cooperadores

Una de los beneficios de esta figura es la posibilidad de aplicar una reducción del cien por ciento de la cuota empresarial por contingencias comunes a lo largo de 12 meses en el caso de contratación indefinida. Sin embargo, va a ser preciso que no haya habido ningún despido improcedente en el año precedente y sostener el vínculo laboral a lo largo de 6 meses tras el periodo bonificado.
Autónomo cooperadorAdemás de esto, otra de los beneficios de esta figura es la posibilidad de aplicar una reducción de hasta el cincuenta por ciento en la cuota de autónomos de estos profesionales. Esta bonificación no es permanente, se sostiene a lo largo de un periodo de dieciocho meses y pasa al veinticinco por ciento desde el mes diecinueve al veinticuatro. Sobre el papel, lo que deja efectuar es una contratación a mitad de costo de cuota para el autónomo titular.

Impuestos del autónomo cooperador

La contratación del autónomo cooperador, a efectos tributarios, no supondrá ni grandes obligaciones añadidas ni tampoco excesivos beneficios. En su calidad de autónomos cooperadores se ven exentos de ciertas acciones, como la presentación del modelo ciento tres para el pago fraccionado del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) o bien la declaración trimestral del impuesto sobre el valor añadido (Impuesto sobre el Valor Añadido) con el modelo trescientos tres.

Obligaciones del autónomo titular

Evidentemente ello no exonera al autónomo titular de continuar presentando los modelos pertinentes a su actividad y la declaración anual del IRPF, en la que el autónomo cooperador puede estar incluido o bien no si bien, eso sí, sobre el papel, el autónomo titular no solo debe hacerse cargo de los costos de las cuotas reducidas a la Seguridad Social sino más bien asimismo de las nóminas asignadas.
Contratar o bien no familiares en la compañía

Ventajas de contratar a familiares

Si piensas en contratar a tu hermana que se ha quedado en paro, añadir a uno de tus hijos al negocio familiar o bien dejar que tu sobrino te asista en la compañía, estas son los beneficios en frente de contar con un empleado al empleo.

La relevancia de la confianza

“La confianza cuesta años edificarla mas basta un segundo para romperla”, afirma una oración popular. En un caso así nos vamos a quedar con la parte más positiva, los años que se precisan para edificar una relación y que con cualquier familiar va a ser terreno ganado. La confianza no va a ser un inconveniente si contratas a un familiar, pues vas a poder estar seguro de sus buenas pretensiones y de que va a hacer todo lo que es posible a fin de que el negocio vaya bien.

Una visión común del negocio

No siempre y en toda circunstancia tiene por qué razón ser de esta forma, mas el haber crecido en ambientes afines (o bien exactamente el mismo en el caso de hermanos y también hijos) hace que sea más simple compartir exactamente la misma visión sobre cuestiones críticas. Esto va a hacer que la relación sea considerablemente más simple.

El ritmo de trabajo

Uno de los grandes inconvenientes con asociados y trabajadores es la dedicación al negocio. Es muy complicado localizar 2 personas que dediquen exactamente el mismo número de horas, esmero y preocupación por el negocio y esto puede acabar siendo un inconveniente. El beneficio de la familia es que normalmente ya vas a saber por adelantado el género de persona que estás contratando. Lo que no puedes aguardar es que solo por el hecho de que estéis trabajando juntos vaya a mudar su forma de ser y su esmero laboral.
empresa-familiar

Desventajas de contratar a familiares

Lógicamente, no todo es de color de rosa. Contratar a un familiar asimismo tiene sus peligros y también inconvenientes, alén de que si algo sale mal, padecerá tu ambiente más próximo, tu familia.

Demasiados sentimientos implicados

En general, cuanto más próxima sea la familia, más sentimientos va a haber. Contratar, por poner un ejemplo, a tu hermano puede ser la mejor idea del planeta, mas ya antes de lanzarte a la aventura has de saber que todas y cada una vuestras experiencias y los papeles familiares que hayáis asumido acabarán plasmándose de una forma o bien otra en el negocio.

También, piensa lo bastante difícil que puede ser tener una charla con tu sobrino sobre su desempeño profesional. Si como trabajador en ocasiones es bastante difícil separar la parte profesional de la personal, imagínate cuando además de esto sois familia.

Las esperanzas no son exactamente las mismas

Es simple aceptar que tu primo va a tener claro que no recibirá ningún trato de favor, mas en el momento de la verdad, es complicado que no espere que hagas alguna salvedad. Si precisa salir ya antes del trabajo, escoger los días de vacaciones, etcétera No es una cosa que la otra persona haga de manera intencionada, mas sí ocurre de forma frecuente. Al fin y al cabo, se trata de tu primo y no de un empleado más.

Expones tu empresa a toda la familia

Puede sonar excesivo, mas la verdad es que al incluir a familiares en la compañía, tu compañía pasa a ser de dominio familiar. Solo piensa en que es lógico que tu primo hable de su trabajo a su mujer, sus progenitores y otros familiares. Esto no tiene por qué razón ser malo en sí, mas sí puede trastocar las relaciones familiares.

Inconvenientes con el resto de trabajadores

Bien llevada, la integración de familiares a la compañía puede ser positiva, aun para el resto de la plantilla. No obstante, asimismo es verdad que puede existir cierta percepción de trato de favor o bien nepotismo, aun si tu primo es un enorme trabajador. Al final, el resto de empleados puede demandar que haga más que un trabajador al empleo para justificar su contratación.

En todo caso, el propio hecho de contratar familiares tiene su parte positiva y negativa, mas lo más esencial no es el hecho de que tengáis vínculos de sangre, sino la persona que se incorpore encaje en el perfil que buscas y sea el empleado que precisas. Si es de este modo, cualquier inconveniente va a ser sencillamente superable.

Asimismo puede interesarte:
Los impuestos que vas a pagar como emprendedor autónomo.
El impuesto sobre actividades económicas.
El paro de los autónomos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *