Argo

Tecnología y multimedia

miel de hiperico
Salud

Cómo usar el hipérico

El hipérico también conocido como hierba de San Juan, flor de San Juan o corazoncillo es una planta considerada como medicinal gracias a la gran cantidad de propiedades curativas que tiene. Tales propiedades han sido certificadas y su uso aceptado por la comunidad científica.

Cómo usar el hipérico ha sido tema de estudio desde hace muchísimos años atrás. Incluso civilizaciones tan antiguas como la griega ya lo utilizaban.

Hypericum perforatum es su nombre científico y pertenece a las familia de las hipericáceas. Originaria del continente europeo, hoy en día se puede encontrar en prácticamente cualquier parte del mundo ya que se adapta fácilmente a diferentes hábitats.

Es una planta perenne, lo que quiere decir que sus hojas permanecen verdes durante todo el año. Se identifica principalmente por sus flores formadas por cinco pétalos grandes de color amarillo intenso que en su centro tienen pequeña bolsitas secretoras.

Cuando las flores son presionadas se tornan de color rojo, lo que en algún momento se llegó a decir que representaba la sangre de San Juan considerando además que el día en que florece corresponde con la celebración del día del santo.

Esto, sumado a sus propiedades curativas hizo que se pensará que era una planta milagrosa.

Pero mucho más allá de las supersticiones, es una realidad que está planta es altamente efectiva para el tratamiento de trastornos emocionales y ciertas afecciones físicas.

Cómo usar el hipérico

Hasta ahora hemos hablado de forma muy general sobre esta maravillosa planta, pero es importante conocer cómo usar el hipérico y que enfermedades ayuda a sanar.

El uso más conocido de la hierba quizás sea como antidepresivo natural. Está comprobado que su uso en tratamientos contra la depresión y trastornos de ansiedad es tan efectivo como el de los medicamentos tradicionales sin los efectos secundarios y además es mucho más económico.

Por otra parte tiene propiedades analgésicas, cicatrizantes, antiinflamatorias y antisépticas.

Las formas de cómo usar el hipérico son básicamente tres: en infusión, en aceites o bálsamos y en capsulas

Infusión

La infusión permite aprovechar al máximo las propiedades de la planta. Se prepara como cualquier infusión, es decir, colocando en agua hirviendo las flores y las hojas y dejando reposar por algunos minutos. Se debe colar antes de consumir.

Aceite

El aceite de hipérico bien puede comprarse en tiendas naturistas o prepararse en casa. Las hipericinas, flavonoides e hiperforina presentes en la hierba permiten que sea un excelente tratamiento para la psoriasis.

Sirve también para el tratamiento de pequeñas heridas y quemaduras leves gracias a sus propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antisépticas.

Este aceite debe ser utilizado de noche para evitar la exposición al sol que puede causar reacciones desfavorables.

Capsulas o pastillas

Las cápsulas contienen extracto seco de hipérico, no contienen colorantes, conservantes ni azucares.

La dosis recomendada es una capsula diaria, sin embargo, lo recomendable antes de empezar cualquier tratamiento es consultar con el médico.

Estas cápsulas se consiguen en herbolarios o tiendas especializadas del ramo.

No se recomienda el uso de la hierba en mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, si se utilizan píldoras anticonceptivas o se toma algún fármaco antidepresivo.

Fuentes:

https://www.hiperico.es/
https://www.youtube.com/watch?v=VCdHh2Uk7Iw

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *